Arrow
Arrow
Slider

Cuidado con lo que publicamos hoy acerca de las impresoras 3D porque el futuro que nos espera con ellas es abrumador.

Las impresoras en 3 Dimensiones son la auténtica revolución tecnológica y hoy aquí explicaremos qué son capaces de hacer.

Si leyendo lo que vas a leer te preguntas si tú mismo podrías tener una de estas impresoras en 3 Dimensiones en tu casa ya te adelantamos que puedes estar tranquilo, ¡PODRÁS!. Ya se esta trabajando para fabricar impresoras 3D a precios asequibles para cualquier bolsillo.

¿QUÉ SON LAS IMPRESORAS 3D?

El término impresora como su nombre indica hace referencia a ese objeto que siempre hemos tenido en casa o en la oficina de nuestro trabajo y que, conectado a nuestros ordenadores, es capaz de producir documentos almacenados en nuestros ordenadores, fundamentalmente documentos de texto y/o documentos gráficos (en color o en blanco y negro). Con esto podemos conseguir pasar documentos electrónicos a documentos físicos.

Veamos pues, qué es una Impresora 3D y qué maravillas nos ofrece.

Una impresora 3D lo que realmente hace es producir un diseño 3D creado con el ordenador en un modelo 3D físico. Es decir, si hemos diseñado en nuestro ordenador por ejemplo una simple taza de café (por medio de cualquier programa CAD – Diseño Asistido por Computador) podremos imprimirla en la realidad por medio de la impresora 3D y obtener un producto físico que sería la propia taza de café.

Por lo general, los materiales que se utilizan para fabricar los objetos pueden ser metales, nylon, y como unos 100 tipos de materiales diferentes.

Una impresora 3D es algo mágico, es como si pudiéramos por fin crear objetos de “la nada”. Objetos tan sencillos como una taza de café a objetos mucho más complicados e increíbles como partes de un avión o incluso órganos humanos utilizando las propias células de una persona.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS IMPRESORAS 3D?

Las impresoras 3D utilizan múltiples tecnologías de fabricación e intentaremos explicar de forma sencilla cómo funcionan.

Las impresoras 3D lo que hacen es crear un objeto con sus 3 dimensiones y esto lo consigue construyendo capas sucesivamente hasta conseguir el objeto deseado. Echa un vistazo a la siguiente imagen para entenderlo mejor:

En la imagen anterior vemos 3 figuras. La primera es la que dibujamos nosotros mismos en un papel, por ejemplo, del objeto que queremos imprimir en sus 3 dimensiones, después, con un programa de CAD diseñamos ese objeto en nuestro ordenador que sería la segunda figura, y por último separamos ese objeto en capas para ir imprimiendo capa por capa en la impresora de 3 dimensiones, que es lo que vemos en la tercera figura. Es decir, de un boceto en papel podemos conseguir un objeto en la realidad con el material adecuado.

Si aún no te ha quedado claro cómo funcionan las impresoras 3D te dejamos aquí un sencillo video donde se explica fácilmente cómo se imprime en 3D la taza de café que comentábamos al principio.

Pero quizás te estés preguntando si necesitas ser un experto en programas CAD para poder imprimir en 3D. La respuesta es NO. No necesitas ser un experto en AutoCad por ejemplo o en SolidWorks para poder crear objetos 3D. En internet hay multitud de programas sencillos y herramientas fáciles que te permitirán hacerlo sin un curso intensivo de Diseño Asistido por Computador y un ejemplo de ello es la herramienta de Google llamada Google SketchUp que ofrece una versión gratuita y está siendo muy popular por ser muy fácil de usar. Luego existen otras herramientas como el programa gratuito de Blender que tiene características ya más avanzadas.

¿QUÉ TIPOS DE IMPRESORAS 3D HAY Y CUÁNTO PUEDEN COSTAR?

Actualmente en el mercado existen dos tipos de impresoras 3D que son las siguientes:

- Impresoras 3D de Adición: en las que se va añadiendo el material a imprimir por capas (también se llaman “de inyección de polímeros”)

- Impresoras 3D de Compactación: en éstas, una masa de polvo se compacta por estratos (capas) y dentro de este método se clasifican en 2 tipos: las que utilizan Tinta o las que utilizan Láser. Las primeras utilizan una tinta que aglomera el polvo para que sea compacto y esa tinta puede ser de diferentes colores para la impresión en diferentes colores. Las segundas utilizan un láser que le da energía al polvo haciendo que este polvo se polimerice y luego se sumerge en un líquido que hace que se solidifique.

En resumen, la mayoría de las impresoras 3D caseras y las más comerciales lo que hacen es “derretir” plástico para imprimir el objeto capa a capa hasta conseguir el objeto completo.

En cuanto a los precios podemos decir que las más baratas pueden rondar los 1000 euros, las hay por menos, pero también hay que tener en cuenta que estas impresoras 3D baratas nos servirán únicamente como un “juego de niños” para producir objetos con poca calidad de acabado. Sin embargo, a partir de 2000 euros ya podemos encontrarnos impresoras 3D muy decentes con gran calidad de acabado como por ejemplo las que ofrecen las compañias FORMALABS o MARKERBOT. Pero en poco tiempo, como todo en tecnología, los precios irán bajando.

¿QUÉ OBJETOS PODEMOS HACER CON UNA IMPRESORA 3D?

Los objetos que pueden imprimirse en 3D son múltiples y variados. Objetos caseros, maquetas, alimentos, componentes espaciales, prótesis, órganos humanos, etc. Digamos que todo lo que puedas “crear” por ti mismo podría imprimirse en 3 dimensiones. Nada se resiste a las impresoras 3D.

Es lógico pensar que estas impresoras están diseñadas para objetos pequeños pero nada más lejos de la realidad ya que existen impresoras de grandes dimensiones que pueden incluso imprimir un edificio por piezas con sus muebles incluidos.

Para el año 2014 la propia NASA enviará una de estas impresoras 3D a la Estación Espacial Internacional para que los astronautas puedan fabricar piezas que consideren necesarias en el espacio.

¿QUÉ FUTURO TIENEN LAS IMPRESORAS 3D?

Aunque el concepto de impresora 3D ya tiene su origen en los años 80 actualmente está cogiendo cada vez más y más fuerza y pronto podría ya utilizarse en multitud de industrias.

El futuro de las impresoras 3D es prometedor y a partir del año 2014 empezaremos a estar más familiarizados con ellas y también es posible que podamos hacernos con una a un precio razonable.

¿Hemos llegado ya hasta este punto? Si, esa es la realidad, los humanos ya podemos hacer estas cosas que hasta ahora nos parecían de ciencia ficción! Podemos decir ya que estamos siendo testigos de la 3º Revolución Industrial de nuestra historia por ésta y muchas otras tecnologías.